Érase una vez, en un país muy lejano y muy frío, un equipo de Leinners luchaba por encontrar su sitio. Su nombre era Nix. Tal vez lo recuerden de proyectos como Walli: pajitas de bambú reutilizables y Concretix, con x. 

Por suerte nunca nos faltará el humor, ni con este frío. Llevamos dos días en Jyväskylä con dinámicas de grupo por el bosque, mucho camino recorrido, trabajo en la Timiiakkatemia, y aquí seguimos con tantas ganas de ver que nos deparará este mes. Nos está costando acostumbrarnos a este país -unos más que a otros-pero la intensidad a la hora de trabajar permita tener un resultado de valor.

No sabemos si este país nos enamorará o acabaremos llamando a nuestros padres para que nos vengan a buscar, pero estamos con ganas de salir a la calle y comernos Finlandia.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »